Que es eso de CHI?

¿Sabías que el odio, enojo, envidia bajan nuestra energía vital? A menudo nos sucede que arrastramos esquemas de experiencias anteriores que proyectamos en el presente;  y  se disparan situaciones inconscientes sucedidas en la primera infancia, por lo tanto nuestra vida actual en muchas ocasiones está determinada por situaciones no resueltas del pasado pero no desesperes todo esto tiene una solución! y eso se llama CHI.

Nuestras cualidades espirituales emociones y virtudes como seres humanos están  vinculadas a nuestros órganos vitales y a ciertos puntos energéticos en el cuerpo.

Nuestras emociones y sentimientos, pueden ser sanados a través del CHI; mucho se ha hablado y mucho se ha escrito sobre esta energía vital, pues bien, todo ser vivo posee CHI, las plantas, los animales, los seres humanos, en fin, toda la naturaleza que nos rodea. El Chi actúa como un eslabón que une el cuerpo físico, el cuerpo de energía y el cuerpo de espíritu. El CHI viaja a través de canales o meridianos de acupuntura.

Hace miles de años, los maestros taoístas descubrieron los centros de Chi del cuerpo, mediante la observación interior. Para ello había que apartar el cuerpo de los estímulos externos. Mediante procesos de relajación mental y física, utilizando sus sentidos interiores, descubrieron que algunas partes del cuerpo tienen más Chi que otras sirviendo como puntos de acumulación de nutrientes para unos órganos y glándulas especificas.

 Todos tenemos CHI circulando por los canales de acupuntura; incluso desde el vientre materno, el Chi de un feto fluye por su propia órbita. Después de nacer, este camino está libre y abierto, hasta que aparece la pubertad, cuando el cuerpo siente las presiones del cambio hormonal y el desarrollo físico, las emociones se hacen más fuertes durante la fase de la adolescencia. Las emociones y especialmente el estrés, son factores que producen los bloqueos de CHI que aparecen en los canales del cuerpo cuando se es adulto.

Como las cualidades espirituales, o virtudes, están vinculadas a nuestros órganos vitales, la instrucción taoísta hace que se restablezca el cuerpo físico y se mantenga sano, como base del trabajo espiritual. Cuando un órgano no recibe CHI suficiente, puede deteriorarse y por consecuencia ser presa de la enfermedad.

El pensamiento médico chino está concentrado en el concepto de energía (CHI) y cómo está afecta la función de os órganos; a la medicina china no le interesa en la misma medida los detalles anatómicos; todo lo que existe en la naturaleza es energía en perpetuo movimiento y transformación.

Las manifestaciones de la energía se interpretan en términos de complementariedad (dos opuestos que componen la unidad, como las caras de una moneda, o como el día y la noche), es lo que conocemos con Yin y Yang.

Las funciones energéticas y funcionales de cada órgano comprenden a las facultades del carácter; es decir, tan importante es la función de filtrado de la sangre que cumple el Riñón como la voluntad que genera su buen funcionamiento energético; la misma relación guarda la capacidad de decisión con la Vesícula Biliar o la capacidad de análisis con el Bazo o la planificación con el Hígado.

Ahora bien, una emoción resultante de la puesta en tensión de una facultad del carácter, como la ira producto de una contrariedad acerca de nuestros planes, resulta ser la mayor afrenta a nuestro Hígado; la tristeza afecta nuestro Pulmón, la necesidad de control que implica la obsesión, afecta nuestra capacidad de análisis, etc.

De hecho, no hay una sola emoción que no produzca cambios profundos en nuestra manera de funcionar interna (presión arterial, frecuencia cardiaca, niveles de azúcar, adrenalina, ciclo de sueño y vigilia, etc.)

Podemos lograr estímulos poderosos sobre cómo funcionan nuestros órganos y cómo fluye nuestra energía desde las emociones, y para ello es indispensable nuestra capacidad de imaginar y de recordar. Lamentablemente tenemos una pulsión por imaginar y recordar situaciones adversas en vez de felices, haciendo daño a nuestro interior.


La estimulación de los puntos de acupuntura con agujas, nos devuelven a la línea de base, permiten que nuestra manera de fluir original tome el mando y volvamos a nuestra naturaleza, generando un momento de estímulo sobre nuestras capacidades naturales de reparación y de defensa.

Mas recuerdos bellos, menos imaginaciones oscuras.

Medicina de Oriente, el sitio de la acupuntura en Bogotá. Calle 106 49 – 15 Teléfonos: 6354399 – 3156749493. www.medicinadeoriente.com

 

Logo Colsanitas Logo SUra Logo Liberty
Logo Colsanitas Logo Mapfre Logo Comeva