Moxibustión

Los puntos de acupuntura son una suerte de pozos energéticos, como botones de comando que, según la lógica de la Medicina Tradicional China, son capaces de ordenar a la energía para que lleve a cabo las tareas que el terapeuta ha considerado oportunas en el proceso de tratamiento y curación del paciente. En este sentido, está siendo manipulada la energía del cuerpo, de modo tal que los excesos de energía (y de este modo, los excesos de acumulación de sangre), se drenen y el dolor se mitigue.

Notarán que el concepto esotérico/filosófico de energía nos permite tener un pantallazo de la lógica de cómo se dinamiza el mundo, y a la vez cómo esa dinámica puede tener un eco beneficioso para el cuerpo. Cuando vemos que el mundo se autorregula y se sana, independientemente de cuanta tormenta, terremoto, sequía, o desastre natural tenga lugar, nos hace darnos cuenta de que no en vano la vida sobre la Tierra prospera y prospera.

Esta dinámica de autorregulación también puede ser nuestra, aun a pesar de nuestros expresos deseos de desequilibrarnos. Cuando ello ocurre, bien sea porque no dormimos o no nos alimentamos bien, o porque estamos sometidos a climas extremos, o situaciones de estrés intensas y/o constantes, nuestros niveles energéticos sufren un descalabro.

En este caso, el referido concepto esotérico/filosófico tiene aplicaciones muy prácticas. Bajo la lógica de la Medicina Tradicional China, todo tiene una contraparte de acuerdo a las leyes del yin y yang, y esta contraparte se define de acuerdo al patrón de comparación que usemos. Si escogemos el día, la contraparte es la noche; si escogemos el calor, la contraparte es el frío. Y así, eternamente, y universalmente: todo es algo momentáneamente respecto de otra cosa.

También podríamos decir que, si el Chi es yang, la sangre es Yin. Por tanto, toda manipulación de acúmulos de Chi tiene que ver con acúmulos de sangre: en este caso, se explica bajo esta lógica la efectividad de la acupuntura en situaciones en las que ocurren dichos acúmulos de sangre (lesiones, golpes, accidentes, entre otros). En esencia: drenamos el Chi, drenamos la sangre. Disminuye el dolor.

Como decíamos antes, no siempre esta manipulación de puntos ocurre con agujas, pues no siempre tendremos energía para redirigir. Hay casos en los que los niveles de energía están deprimidos: cuando existe presencia de enfermedad degenerativa, por situaciones de grupo etario (es decir, problemas naturales de la edad), las mismas situaciones de estrés que agotan los recursos del cuerpo, problemas de nutrición, entre otros. En estos casos es necesario, antes de manipular energía, introducir energía benéfica en el cuerpo.

El calor es energía, y la Medicina Tradicional China considera que el calor que entra al cuerpo por los puntos de acupuntura es beneficioso, siendo la fuente de calor la combustión de moxa, una presentación de la planta artemisa. Al hacer combustión, el intenso calor sin llama, utilizado amablemente por el acupuntor, refresca el punto y su canal energético correspondiente. La moxibustión (la combustión de la moxa, o el preparado de artemisa), carga de energía al cuerpo.

La revista Journal of Traditional Chinese Medicine, en la publicación trimestral Nº 36 de 2003, presenta un estudio realizado por el Medical College de la Universidad de Yangzhou, con un artículo titulado Los efectos de la acupuntura caliente en E. 36 (Zusanli) sobre la NO y el nivel de la IL-2 en personas de media y avanzada edad.

El punto 36 del meridiano de estómago (en chino, este punto se llama Zusanli, que quiere decir, con una traducción basta, tres distancias al pie. Se encuentra del lado externo de la pierna, poco más debajo de la rodilla), es un punto cuyas características lo hacen uno de los más usados en acupuntura, pues se utiliza de antiguo para la nutrición de todos los demás canales de energía. Actualmente su amplio uso tiene que ver con el sistema digestivo, el inmunológico, y el hormonal. Además, se toma en cuenta para tratamientos ginecológicos, psiquiátricos, neurológicos, y locales.

En cuanto al estudio del que hablábamos anteriormente, luego de un análisis en muestras de sangre periférica antes y después del experimento, se concluye que la moxibustión sobre el punto Zusanli potencia notablemente la secreción de la citocina IL-2.

La IL-2 (o interleucina 2), regula la respuesta inmunitaria, interviene en la reacción inflamatoria mediante la síntesis de interferón, y estimula, mediante la producción de otros componentes como la IL-1, TN-alfa y TN-beta, la memoria inmunitaria celular. De este modo, la citocina IL-2 tiene un importantísimo papel en la producción de linfocitos T, grandes colaboradores del sistema inmunitario, producidos por el timo (de allí el nombre de linfocito T).

De este modo vemos que la manipulación del punto Zusanli en la rodilla interviene en la función inmunorreguladora y antiinflamatoria. Por otro lado, este punto suele ser recomendado en enfermedades de proliferación celular (cáncer), como un importante apoyo a los tratamientos convencionales. Es importante destacar que el uso de moxibustión en el punto 36 de E no redirige la circulación sanguínea (es decir, no decidirá cuáles células sobrevivan y cuáles no), así como tampoco elimina por sí misma los patógenos intracelulares. Su función primordial es potenciar la respuesta del cuerpo frente a estas situaciones de riesgo; pero que esto no nos decepcione. No conocemos aun siquiera el poder interno de nuestro cuerpo para hacer frente a sus desequilibrios. Somos capaces de grandes cosas.

La Medicina Tradicional China refiere la moxibustión del punto Zusanli como la carga periódica de energía necesaria después de los 30 años, y potencialmente capaz de brindar gran longevidad. Tenemos por ejemplo los casos de Sun Simiao (581-682), médico de la antigua China, y el gran pintor Qi Baishi (1863-1957), que con facilidad rondaron los 100 años de vida. Debe tomarse en cuenta de que, si bien son casos alejados de nuestra época, no son aislados.

Los antiguos terapeutas chinos descubrieron, y pusieron en práctica, la idea de que no es necesario hacer grandes esfuerzos para que en nuestro cuerpo ocurran cosas maravillosas.

 

Logo Colsanitas Logo SUra Logo Liberty
Logo Colsanitas Logo Mapfre Logo Comeva