Ventosas

Desde la antigüedad y en muchas culturas, las ventosas han sido utilizadas para tratar el dolor, mejorar la circulación sanguínea de los músculos y drenar los factores patógenos como el frío el calor o el viento.

En el contexto de la Medicina China, es una terapéutica muy útil sola o en conjunto con otras para el manejo de diferentes patologías, especialmente relacionadas con dolor muscular.

¿Qué es la aplicación de las ventosas?

Es uno de los métodos terapéuticos empleados en la Medicina China que tiene el objetivo de provocar determinados estímulos en la piel y los tejidos circundantes mediante la generación del vacío.

Es útil en el tratamiento de problemas de los canales de energía debido al estancamiento de sangre o energía. También se utiliza en el tratamiento de la invasión de los canales por parte de factores patógenos externos como el viento y el frío.

¿En qué se basa la aplicación de ventosas?

Las Ventosas tradicionales pueden ser de cristal o de bambú, que se utilizan con el uso del fuego para consumir el oxigeno dentro de las ventosas; en ocasiones se les denominan ventosas Yang, porque además del vacio, la temperatura actúa abriendo los poros de la piel.

Las ventosas modernas pueden ser de plástico con válvula de aspiración, con pera de goma o magnéticas.

Las ventosas se pueden aplicar de varias formas, pueden dejarse retenidas o fijas, pueden quitarse y ponerse rápidamente, pueden moverse una vez aplicadas, se pueden sacudir, girar...
Una de las opciones consiste en colocar las ventosas y dejarlas inmóviles sobre la piel entre 10 y 15 minutos.

Otra opción, consiste en hacer deslizar las ventosas por la espalda mientras se mantiene el efecto ventosa. Para ello, antes de colocarlas, se aplica aceite sobre la piel para lubricarla y facilitar los movimientos. Esta segunda opción es tan agradable como un masaje, aunque a veces, llega a ser dolorosa.

La aplicación de ventosas fijas habitualmente deja una marcas circulares en la piel, son hematomas provocados por la succión. La sangre y las toxinas han aflorado a la piel. Estas marcas desaparecen en aproximadamente una semana sin mayores cuidados.

La aplicación de ventosas provoca

·       Efecto relajante muscular.

·       Efecto analgésico.

·       Mayor circulación sanguínea local.

·       Eliminación de factores patógenos externos, sobretodo frío y humedad.

·       Estimula el metabolismo.

·       Regula el sistema nervioso.

·       Aumenta las defensas.

·       Nutre los tendones.

¿En qué nos puede ayudar las ventosas?

La terapia de aplicación de ventosas tiene aplicaciones muy amplias; en general, tanto las enfermedades de la medicina interna, como las del sistema nervioso o locomotor entre otras. Por ejemplo:, resfriado, tos, asma, celulitis, dismenorrea, parálisis facial, entumecimiento de los miembros, mordeduras de serpientes...

Podemos decir que siempre van bien cuando queremos eliminar toxinas de una zona concreta; derivar la sangre hacia otra zona; aportar sangre o nutrientes a otra; etc.

Reflexología Podal

Qué es la reflexología?

La reflexología podal es una técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos sobre los pies, denominados zonas de reflejo. Como la palabra lo dice, la Reflexología está basada en la utilización benéfica de los reflejos que producen los masajes. Éstos constituyen una respuesta orgánica que tiene lugar en un área alejada, a veces muy distante, de aquella que fue estimulada.

Esto se debe a que esos puntos de los pies constituyen vías o canales nerviosos y energéticos, que conectan a estos puntos de los pies con todas las partes de nuestro cuerpo; por eso, al masajearlos de una manera específica, se estimula el trabajo de glándulas, órganos y músculos.

Los estímulos que realizan los terapeutas son aplicados por medio de los dedos pulgar e índice. El estímulo es conducido a través de canales nerviosos y energéticos alojados en el interior de nuestro organismo que provocan el efecto deseado.

La Reflexología sirve, por tanto, para tratar y prevenir trastornos o enfermedades; pero, también, para suministrar bienestar y relajación.

Donde nace la reflexología podal?

La reflexoterapia es una técnica con orígenes en la antigua China, Egipto y en las tribus de los Estados Unidos. Se han encontrado papiros en Egipto que datan del año 2000 a. de C. en los que se muestra la aplicación de masajes en plantas de pies y en manos. Los egipcios descubrieron que había partes y órganos del cuerpo que tenían un punto reflejo en la planta de los pies y, al estimular cada uno de estos puntos se producía una sensación de alivio.

La reflexología moderna nace a principios del siglo XX de los trabajos del médico estadounidense William Fitzgerald, que observó que la aplicación en determinadas áreas de pies y manos provocaron efectos anestésicos en otras partes del cuerpo. Con estos descubrimientos, estableció que el cuerpo humano se halla atravesado, en sentido longitudinal por diez meridianos, cinco en cada mitad del cuerpo, sugiriendo que existe una relación directa entre las diferentes áreas y los distintos órganos del cuerpo.

La masajista estadounidense Eunice Ingham desarrolló esto posteriormente, trazando áreas reflejas en el pie que se corresponden con el cuerpo entero.

Qué beneficios tiene la reflexología podal?

La reflexología aplicada en los pies es una terapia que nos puede ayudar tanto a prevenir diferentes síntomas y dolencias como para conseguir un equilibrio físico y mental. Además, la estimulación de los puntos reflejos permite la liberación de endorfinas (similar a la acupuntura), que son compuestos químicos que se producen en el cerebro y que tienen la propiedad de ser analgésicos similares a la morfina y sus derivados. Se generan de una sustancia a la glándula pituitaria y están relacionadas con el control del sistema endocrino (glándulas que producen hormonas).

Algunos de los beneficios generales que podemos conseguir con la reflexología podal son:

  • ·      Es relajante.
  • ·      Alivia el estrés.
  • ·      Activa la circulación sanguínea.
  • ·      Afloja las contracturas.
  • ·      Mejora la calidad del sueño.
  • ·      Activa el sistema inmunológico.
  • ·      Favorece mecanismos de depuración y eliminación de toxinas.
  • ·      Equilibra los distintos sistemas.

Contraindicaciones de la reflexología podal

Aunque en un principio la reflexología podal no tiene contraindicaciones hay casos en los que no es recomendable su aplicación:

  • ·      Procesos agudos de fiebre.
  • ·      Osteoporosis del pie o pierna.
  • ·      Enfermedades isquémicas del corazón (angina de peco, infarto de miocardio,…)
  • ·      Embarazos con riesgo de aborto.
  • ·      Infecciones agudas en general.

Como hemos podido observar la reflexología podal, es una terapia natural que aporta multitud de beneficios a nuestro cuerpo. No obstante, no está exenta de contraindicaciones, las cuales debemos valorar antes de realizar el tratamiento.

Cuanto tiempo dura una sesión?

Las sesiones tienen una duración que puede oscilar entre 40 y 50 minutos. El tiempo máximo que se recomienda para el estímulo reflexológico en cada pie es de 20 minutos, según la sensibilidad del paciente y su evolución. La frecuencia ideal para realizar esta terapia es de 2 sesiones por semana o de 1 sesión semanal como mínimo para comenzar.

Drenaje Linfático

El drenaje linfático manual es una técnica terapéutica de masaje que tiene por objeto el tratamiento de alteraciones del sistema linfático.
 
El sistema linfático es considerado como parte integral del sistema circulatorio, lo mismo que la circulación venosa o arterial. Está constituido por un líquido o linfa, proveniente de la sangre y que retorna a la sangre por medio de los vasos linfáticos.
 
La linfa está compuesta por un líquido claro, pobre en proteínas y rico en lípidos, parecido a la sangre, pero con la diferencia de que las únicas células que contiene son los glóbulos blancos que, o migran de los capilares o proceden de los ganglios linfáticos.
 
La linfa es más abundante que la sangre. Su composición es similar a la del plasma sanguíneo y contiene sustancias como proteínas plasmáticas, ácidos grasos de cadena larga (absorbidos del contenido intestinal), fibrinógeno, células hemáticas, gérmenes, restos celulares y metabólicos.
 
La linfa se produce tras el exceso de líquido que sale de los capilares sanguíneos al espacio intersticial o intercelular, siendo recogida por los capilares linfáticos que drenan a vasos linfáticos más gruesos hasta converger en conductos que se vacían en las venas subclavias (venas localizadas debajo de la clavícula).
 
Una parte de este líquido entra en el organismo a través de la membrana capilar, pero la mayor parte entra en los capilares linfáticos para formar la linfa.
 
Otra función de la linfa es la de transportar las grandes moléculas como los desechos celulares, los glóbulos de grasa, las pequeñas partículas de proteínas.
 
La linfa se drena a los vasos linfáticos y circula a través de los ganglios linfáticos y reintegra la circulación sanguínea en las venas recolectores del cuello.
 
El sistema linfático constituye un sistema de transporte secundario que no tiene bomba propulsora (como el corazón en las venas y las arterias). La circulación de la linfa depende de la presión del sistema circulatorio y de efecto de la contractura natural de los músculos cuando estos estan en movimiento.
 
La linfa recorre el sistema linfático gracias a débiles contracciones de los músculos, de la pulsación de las arterias cercanas y del movimiento de las extremidades. Si un vaso sufre una obstrucción, el líquido se acumula en la zona afectada, produciéndose una hinchazón denominada edema.
 
Sus funciones pueden resumirse en: Recolectar y devolver el líquido intersticial a la sangre; “defender” el cuerpo contra los organismos patógenos y absorber los nutrientes del aparato digestivo y volcarlos en las venas subclavias.
 
Los ganglios linfáticos son pequeñas estructuras ovales. La sangre es limpiada y filtrada en los ganglios linfáticos en donde las células se agrupan para luchar contra los microbios. Esta filtración evita que las bacterias, las células cancerosas y otros agentes infecciosos entren en la circulación sanguínea y se distribuyan por todo el organismo.
 
Técnica del drenaje linfáticoLa técnica del drenaje linfático consiste a hacer llegar a los territorios linfáticos sanos el exceso líquido acumulado en las zonas de edema por medio de manipulaciones o masajes.
 
El drenaje linfático debe ser practicado por un terapéuta que conozca la anatomía de los vasos y los gánglios linfáticos (masajista terapéutico).
 
En una sesión de drenaje existen diferentes actos esenciales. La preparación del paciente es muy importante, como la relajación en un ambiente tranquilo y confortable. También es relevante el diagnóstico de las diferentes zonas de bloqueo linfático a drenar.
 
Se deben practicar los movimientos o masajes fundamentales. Dos movimientos son importantes: el movimiento de “llamada” o “evacuación”, destinado a evacuar la linfa a distancia de la zona enferma hacia los vasos recolectores y colectores sanos; y el movimiento de “captación” o “reabsorción”, para favorecer la penetración de la linfa en los vasos linfáticos a nivel de la zona del edema.
 
Algunas de las indicaciones en práctica del drenaje linfático son:
 
  • Linfedema o edema en un miembro, como el que sucede después de cirugía de varices o ciertas cirugías estéticas.
  • Edemas después de traumatismos (fracturas, esguinces).
  • Hematomas.
  • Distensiones.
  • Tratamiento post luxaciones articulares.
  • Roturas de fibras (desgarro).
  • Edema linfostático locales por intervención quirúrgica.
  • Trastornos vasculares periféricos como linfoedema o edema linfostático primario, edema venoso postural, varices venosas, edema premenstrual, edema venoso del embarazo, edema por obstrucción linfática, edema post traumatismo quirúrgico, edema de origen reumático y celulitis (como tratamiento de ayuda).

 

Logo Colsanitas Logo SUra Logo Liberty
Logo Colsanitas Logo Mapfre Logo Comeva